in

“¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”

“¡bendito-el-que-viene-en-nombre-del-senor!”

 Domingo de Ramos – Ciclo B

El Domingo de Ra­mos inicia la Se­mana Santa, ac­tualización de los acontecimientos centrales del cristianismo, la pasión, muerte y resurrec­ción de Jesucristo, que no es­tán separados de su concep­ción providencial en el seno de la Virgen María, sus trein­ta años de vida oculta en Na­zaret y sus tres años de vida pública, en que recorrió to­das las zonas de Palestina, comenzando por la tierra en que vivió, Nazaret, Galilea, la zona en torno al lago de Ti­beríades, el valle del Jordán, sin olvidar sus reiteradas vi­sitas a Jerusalén desde su in­fancia.

a) Del Profeta Isaías, 50, 4-7.


Isaías pone un acento nuevo, en el tercer cántico del Sier­vo del Señor, el de ser discí­pulo, formado en la escucha de la Palabra. Su misión es enseñar a todos los que te­men al Señor y a todos los que andan extraviados y ca­rentes de claridad. Para esto, tendrá que enfrentar incluso la hostilidad y la agresión fí­sica. Sin embargo, él sopor­tará fielmente pues espera el triunfo definitivo que Dios mismo le concederá. Esta lectura de Isaías nos ayuda a comprender los momentos difíciles que vivió Jesús en los días previos a su doloro­sa Pasión.

b) De la Carta de San Pablo a los Filipenses 2, 6-11.


San Pablo nos presenta un himno cristológico con el que las comunidades expre­saban su culto de adoración a Jesucristo. Su contenido y forma externa están regidos por el esquema “humilla­ción/exaltación”, de tantas resonancias bíblicas: “de­lante de la gloria va la hu­mildad” (Proverbios 15, 33) y que en el Antiguo Testa­mento encuentra su máxi­ma expresión en el can­to del Siervo del Señor. El Apóstol expresa esta humi­llación/exaltación de Jesús a través de un proceso de descenso/ascenso, que lo llevó desde una preexisten­cia en estado de igualdad con el Padre a encarnarse y tomar la condición humana sin diferenciarse de ningún otro hombre; “siendo rico se hizo pobre” (2 Cor. 8, 9).

c) Del Evangelio de San Marcos 14, 1-15, 17.


Los relatos de la Pasión del Señor, evangelistas Mateo, Marcos y Lucas, no son sim­plemente pura crónica de los hechos, sino también kerig­ma o proclamación e inter­pretación teológica o de fe cristiana. La Pasión y Muer­te del Señor tuvo lugar “por nosotros los hombres y por nuestra salvación”, como de­cimos en el credo; y se operó mediante la libre obediencia de Jesús al plan salvador de Dios que ama al hombre pe­cador.

Desde el Domingo de Ramos hasta el Domin­go de Resurrección nues­tra Madre Iglesia nos invita a seguir los pasos de Jesús y luego durante el tiempo pascual que prolonga por cincuenta días el gozo de saber que Jesús reconquis­tó la vida para nunca más morir. Esa es la verdad que da razón de ser al cristianis­

mo y que lo ha acreditado a lo largo de más de veinte si­glos en que no han faltado, desde los mismos orígenes, despiadadas persecuciones que han dejado millones de mártires.

Por eso, hay que decirlo con sencillez, nuestra reli­gión cristiana, a pesar de los que no la han honrado con su testimonio, tiene el aval indiscutible de una legión de hombres y mujeres, de todas las edades, que han preferido una muerte heroica a traicio­nar la fe que recibieron en su bautismo. Y todos ellos han vivido y viven hoy de la fe en Jesucristo, que nos ha sal­vado y nos invita a acompa­ñarle en su dolorosa Pasión y llegar con él hasta el final de este camino, su gloriosa Re­surrección. Jesús entrega su vida en la cruz por amor, un amor que es más fuerte que la muerte y nos da la salva­ción.

Fuente: Luis Alonso Schökel: La Biblia de Nuestro Pueblo.

B. Caballero. En las fuentes de la Palabra.

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *