in

Conductas placenteras

conductas-placenteras

Comer, caminar, realizar deporte, disfrutar de una copa de vino, de un trozo de chocolate, de nuestro plato de comida favorita, del sexo, son conductas agradables, fundamentales para nuestra existencia.

Éstas son reguladas por diversos sistemas a nivel neurológico, científicamente ya demostradas.

Todo empezó en 1954, cuando  los investigadores James Olds y Peter  Milner implantan electrodos a ratas de laboratorio y a través de una palanca ellas de forma voluntaria podían activar descargas eléctricas. La intención era observar los efectos y las conductas de estos roedores.

Las ratas llegaron  a realizar dicha acción hasta 2,000 veces en una hora, prescindiendo  de comer, dormir, tomar agua, etcétera, incluso llegando a morir, porque las descargas eléctricas estimulaban su zona del placer.

Aunque no somos iguales, si somos nosotros muy parecidos a éstos mamíferos,  de esta forma se demuestra que la conducta humana está impulsada por el placer.

Este mecanismo de recompensa es el mismo que se activa  al realizar conductas adictivas con o sin sustancias,  ya que se segregan en el cerebro una serie de neurotransmisores que provocan el tan deseado placer.

En los humanos también interfieren otros aspectos, como son estímulos externos, el ambiente y sobre todo lo que nos diferencia de los animales, el raciocinio.

¿Si te dieran la oportunidad de sentir placer las 24 horas del día, lo aceptarías?

Pues imagino que sería más placentera la vida, pero al mismo tiempo no sería vida, porque también es fundamental experimentar otras cosas como por ejemplo la tolerancia a la frustración, el sacrificio, el esfuerzo y aceptar responsabilidades y situaciones no tan placenteras, como la vida misma.

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *