in

El desarme de la población ha sido disfuncional en planes anticrimen

el-desarme-de-la-poblacion-ha-sido-disfuncional-en-planes-anticrimen

El presidente Luis Abina­der presentó ayer la pri­mera fase de su Plan de Seguridad Ciudadana, con el que promete bajar el índice de criminalidad en el país.

El principal factor de esa primera fase anunciada se­rá la aplicación de un plan de desarme de la pobla­ción a partir del 6 de abril de este año, con un progra­ma de recompras de armas ilegales en manos civiles, para reducir las muertes y la violencia.

Para ello establece un plan de incen­tivos, tanto eco­nómicos como cupones, para canjear ar­mas en esta­blecimientos comerciales y otros lugares.

La intención del actual je­fe de Estado parece ser qui­tar la mayor cantidad de armas de fuego a la pobla­ción civil y de esa forma re­ducir los crímenes a mano armada, sin embargo, esa estrategia no ha dado re­sultado en los pasados go­biernos.

Leonel en 1996


Durante su primer manda­to, Leonel Fernández y el entonces secretario de In­terior y Policía, Norge Bote­llo, se enfrascaron en des­armar a la población civil con la idea de reducir los asaltos y atracos.

De acuerdo con las pu­blicaciones de los me­dios de comunicación de esa época, entre ellos el vespertino Última Hora, entre 1997 y el año 2000 se gestionaron varios planes en procura de recuperar todas las armas posibles.

A partir de ese momento todos los mandatarios han aplicado y fallado en apli­car esa estrategia, mientras con el pasar de los años el tema de la inseguridad ciu­dadana parece ser “el pro­blema de nunca acabar”.

Hipólito en el 2000


El siguiente en intentarlo fue Hipólito Mejía, quien a pesar de que nunca imple­mentó un plan de seguridad ciudadana per se, sí prome­tió enfrentar la delincuencia y garantizó paz en el país.

“Le pondré particular aten­ción a la institucionalización de nuestras Fuerzas Arma­das y la Policía Nacional co­mo garantes de la soberanía, el orden público y la segu­ridad ciudadana”, fue lo ex­presado por el presidente en esa ocasión.

Barrio Seguro en 2005


Leonel Fernández, quien le siguió en el ejercicio del po­der, retornó declarando co­mo prioridad nacional la ejecución del Plan de Seguri­dad Ciudadana, que contaba entre sus objetivos prevenir, conjurar y minimizar los de­litos al igual de una reforma en la Policía Nacional.

Para la activación de ese plan se gestionó un préstamo pa­ra la compra de unidades motorizadas para la Policía Nacional, además de com­putadoras y laboratorios científicos.

El principal componente fue el programa Barrio Seguro, lanzado en agosto del 2005, comenzando con la inter­vención del barrio Capotillo y luego se extendió a otros sectores marginados de la parte norte del Distrito Na­cional, Santiago, San Cristó­bal e Higüey.

Eso implicó la capacitación de 2,000 agentes y oficiales para realizar labores en los sectores, a fin de prevenir el crimen, en coordinador con líderes comunitarios y orga­nizaciones sociales.

Danilo también


En marzo del 2013, el enton­ces presidente Danilo Medi­na presentó su plan de se­guridad ciudadana que fue denominado “Vivir Tranqui­lo”, con el propósito de en­frentar la criminalidad y lle­var seguridad a los barrios. Ese plan incluyó una refor­ma de la Policía Nacional, un plan de registro y con­trol de armas de fuego, la instalación de 2,000 cáma­ras de vigilancia, creación de un sistema tecnológi­co para procesar informa­ción sobre criminalidad y la incorporación de 12,000 agentes en los cuatro años de funcionamiento.

SEPA MÁS


Sistema 911, novedad en RD


Emergencias.



El programa del enton­ces presidente Dani­lo Medina lanzado en 2013 llegó unido al sis­tema de emergencia 911, una de las noveda­des más importantes de su gestión.

Militares.


Más tarde, en el año 2016, en su segundo mandato, el gobierno de Medina volvió a lan­zar otro plan con simi­lares objetivos e inclu­so con el mismo nom­bre, que abarcó el envío de 12,000 militares a patrullar junto con los agentes de la Policía.

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *