in

La manera en la que el ‘camino hacia la ciudadanía’ de Biden cambiaría la vida de estas personas

la-manera-en-la-que-el-‘camino-hacia-la-ciudadania’-de-biden-cambiaria-la-vida-de-estas-personas
Manifestantes instan a apoyar el proyecto de ley de reforma migratoria del presidente Biden en un mitin el 27 de enero en Washington.

(CNN) — Luis Tapia finalmente obtendría una licencia de conducir.

Marilú Saldaña visitaría a su mamá en México antes de que sea demasiado tarde.

Karina Ruiz De Diaz se registraría para votar, algo que ha ayudado a hacer a miles de personas, pero que nunca tuvo la oportunidad de hacerlo ella misma.

Se encuentran entre los inmigrantes indocumentados que el presidente Joe Biden se ha comprometido a ayudar con un nuevo proyecto de ley que está presionando al Congreso para que apruebe. La medida proporcionaría un camino hacia la ciudadanía para 11 millones de personas que han vivido en el limbo durante años.

Inmigrantes indocumentados de todo el país le dijeron a CNN que esperan que el presidente cumpla su promesa.

Compartieron sus temores sobre la seguridad de sus familias, los sueños de su futuro y las preocupaciones que tienen sobre si los políticos en Washington realmente los protegerán. Sus respuestas han sido editadas por razones de extensión y claridad.

Dice que obtener licencias de conducir cambiaría las reglas del juego para su familia

Luis Tapia dice que se preocupa por sus padres cada vez que se van a trabajar.

Luis Tapia, 19 • Cocinero • Vive en: Wisconsin • País de origen: México

«Estoy aplicando a DACA e este momento. Sería genial si también hubiera protección para mis padres, para que no tuvieran más miedo de estar en este país, miedo de salir a la calle o al supermercado, de que podrían detenerlos sin una licencia. Es el terror con el que siempre hemos vivido. Vinimos aquí cuando tenía menos de 1 año. No fue hasta que comenzaron las deportaciones con el gobierno de Obama que me dijeron que no tengo papeles, entonces me di cuenta de que en cualquier momento la policía podría detenernos y enviarnos de regreso a un país que ni siquiera conozco.

«Mi papá es cocinero y mi mamá es cocinera de preparación. Siempre que van a trabajar, son 30 minutos de miedo sin saber si los van a detener. Estamos aterrorizados durante este tiempo de que algo les suceda. Siempre nos enviamos mensajes de texto diciendo que llegamos a algún lugar de manera segura o llegamos a casa.

«Veremos qué sucede en los próximos tres meses. Nunca sabemos si algo va a cambiar para nuestras familias y si los cambios nos ayudarán o crearán más miedo para nosotros. Espero que ayude a nuestra familia a permanecer unida y protegida.

«Lo primero que haríamos es sacar nuestras licencias de conducir para poder conducir a donde queramos en este país y no tener ningún problema. Eso es algo que siempre hemos querido, poder ir a otro estado u otro lugar sin estar asustados.»

Le preocupa que sus padres nunca puedan descansar

Gio Harn Choi, que se muestra aquí liderando una marcha de protesta en 2019, dice que años de trabajo físico han pasado factura a su madre.

Glo Harn Choi, 28 • Organizador comunitario • Vive en: Illinois • País de origen: Corea del Sur

«Si el proyecto de ley de inmigración que propone el presidente Biden se aprueba como está actualmente, eso me pondría en el camino de solicitar una green card y luego la ciudadanía. Pero creo que para mí lo que se destaca particularmente es el plazo para eso.

«He tenido que trabajar desde los 15 años para mantener económicamente a nuestra familia. Trabajé en hostelería, como mesero, ayudante de camarero, anfitrión, cantinero, lavaplatos, conductor de entrega, y luego también trabajé como pintor. Y en ocasiones como fotógrafo. Eso es difícil, especialmente cuando eres un chico joven. Ves a todos tus amigos, muchos de ellos que simplemente quieren vivir su juventud. Y pienso mucho en cómo me gustaría podría haber hecho eso también. Pero lo que realmente resalto es que la edad de mis padres los está alcanzando. Mi mamá trabaja en hostelería. Ella es proveedora. Cada vez que la veo, puedo ver cómo ese trabajo físico realmente le está pesando. Trabajo con personas que tienen aproximadamente la misma edad que mi madre, y mi madre parece mucho mayor que sus contemporáneas debido a la cantidad de trabajo que tiene que hacer.

«Entonces el cronograma de este [proyecto de ley], lo que significa para mí es que no sé si a mi mamá le quedan ocho años para poder descansar, para poder jubilarse, que creo que es un derecho de todas las personas para poder descansar después de dedicar toda su vida a sobrevivir. No quiero que ella solo viva para sobrevivir.

«[En cuanto a lo que haría si me hiciera ciudadano], es un pensamiento que he tenido que reprimir durante tanto tiempo porque durante tanto tiempo simplemente no había un camino. En realidad, se trataba de sobrevivir. Es difícil pensar en ese tipo de cosas cuando estás realmente concentrado en no morir.

«Me encantaría poder viajar a Corea. Me encantaría poder ver y explorar algunas de mis raíces, porque nunca he tenido esa oportunidad. Perdí mucho de mí mismo por algo tan insignificante como la idea de estatus legal».

Está lista para registrarse para votar y algún día volver a la carrera que dejó atrás

Karina Ruiz De Diaz, directora ejecutiva de Arizona Dream Act Coaliton, viajó con un grupo a Washington para la toma de posesión de Biden y así presionar para que la inmigración se mantenga al frente de su presidencia.

Karina Ruiz De Diaz, 36 • Directora ejecutiva de una organización sin fines de lucro • Vive en: Arizona • País de origen: México

«Lo primero que haría es registrarme para votar. He ayudado a tanta gente a registrarse para votar en los últimos cinco años, perdí la cuenta. Son más de 1.000 o 2.000 personas, porque quería que fueran una voz para mí. Quería que comprendieran el poder que tienen para decidir quién los representa.

«Me he sentido sin voz porque en Arizona los votantes aprobaron una ley que dice que tengo que mostrar prueba de residencia legal para la matrícula estatal. Debido a esa ley, me tomó 12 años graduarme de la universidad con una licenciatura en bioquímica que no estoy ejerciendo en este momento. No estoy trabajando en mi campo porque tengo que dar esta pelea. Mi vida y las vidas de personas como yo que calificaron para DACA, y las personas que no lo hicieron, estaban en la línea los últimos cuatro años. Esta lucha se volvió prioridad.

«Sueño con volver a mi campo algún día. Quiero enseñar ciencia. Quiero hacer investigación. Cuando sea ciudadana, podría volver a hacer eso, sabiendo que he crecido con líderes en la comunidad que pueden continuar el trabajo de la organización sin fines de lucro».

Ha esperado en el limbo durante décadas y quiere ver el mundo

El autor y cineasta José Antonio Vargas ha viajado por todo el país compartiendo su historia como inmigrante indocumentado.

José Antonio Vargas, 39 • Fundador de una organización sin fines de lucro • Vive en: California • País de origen: Filipinas

«Este proyecto de ley es absolutamente bienvenido. Pero tampoco soy ingenuo, sé que será muy difícil aprobar esta legislación. Es una subida cuesta arriba, pero este es un comienzo realmente bueno. El gobierno ha trazado una línea en la arena.

«Las personas con las que me encuentro por primera vez, donde sea que esté, en Mississippi, Wisconsin o Iowa, la pregunta número uno que siempre me hacen es: ‘¿Por qué no se legalizan?’ Nunca dejó de sorprenderme cómo la gente no entiende la inmigración como un proceso. El gobierno de Biden y Harris está dejando muy claro que hacemos este proceso para la gente. La gente como yo no ha podido ajustar su estatus porque no fue un proceso.

«No veo la hora de tener un pasaporte estadounidense y poder ver el mundo. Iría a Filipinas e iría a ver a mi madre. Es difícil vivir una vida cuando no sabes cuándo puedes vivirla plenamente. Este proceso es algo que he esperado durante décadas y he conocido a personas de entre 50 y 60 años que han esperado durante décadas.

«Hoy pensé en este hombre que conocí hace años en Oklahoma. Tenía 48 años y había trabajado en construcción y restaurantes. Me escribió y me dijo: ‘He estado aquí durante 25 años y realmente quiero conocer más de mi país. Quiero visitar Nueva York, Las Vegas, Orlando, Hollywood. Pero tengo miedo de ir al aeropuerto porque no tengo documentos’. No es solo un trabajador, es un estadounidense, simplemente no tiene ningún documento. Y dijo: ‘Espero que algún día podamos arreglar nuestra situación y conocer mi país’. Cuando escucho sobre este proyecto de ley, pienso en personas como él «.

Quiere que su mamá conozca a sus hijos

Marilú Saldaña, que se muestra aquí en una protesta por el alivio del alquiler durante la pandemia, espera que el proyecto de ley de inmigración de Biden ayude a su familia.

Marilú Saldaña, 29 • Servidora • Vive en: Pensilvania • País de origen: México

«Un camino hacia la ciudadanía sería maravilloso para mí. Lo primero que haría sería ir a visitar a mi mamá a quien no he visto en 15 años. Es muy triste porque las dos hemos pasado por momentos difíciles. He estado realmente enferma. Ella ha estado realmente enferma y no he podido ayudarla. No ha podido conocer a mis hijos, a sus nietos. Tengo tanto miedo de que algún día simplemente no esté en este mundo ya, y ni siquiera pude verla de nuevo.

«Tengo dos hijos que son ciudadanos estadounidenses. En este momento trabajo para obtener mi GED porque cuando deportaron a mi papá [hace 14 años] tuve que dejar la escuela porque no tenía suficiente dinero para pagar el alquiler y los servicios públicos. Mi mayor objetivo aquí es poder ir a la universidad. Quiero ser enfermera. Eso es todo lo que tengo en mente. Quiero mostrarles a mis hijos que no importa de dónde vengas, todavía puedes hacer algo de ti mismo.

«No quiero emocionarme demasiado [con el proyecto de ley] y tener el corazón roto de nuevo porque no pasó nada. Pero siento que mi mamá está envejeciendo. Yo también estoy envejeciendo. Simplemente siento que me estoy quedando sin tiempo».

Quiere sentirse segura al salir

Morelys, quien pidió ser identificada solo por su primer nombre para proteger a su familia, dice que le teme a la policía y trata de evitarlos.

Morelys, 19 • Estudiante de último año de secundaria • Vive en: Maryland • País de origen: República Dominicana

«Cuando llegamos a este país, sabía que iba a ser indocumentada, pero no sabía lo que eso significaba: cómo nos tratan, no poder obtener un seguro médico. Todo lo relacionado con el sistema médico a veces parece tan injusto. Tuvimos que lidiar con el covid en nuestra casa. Mi mamá estaba muy, muy mal en un momento. No podía ni respirar. Pero se negó a ir al hospital, porque sabíamos lo que eso significaba. Sabía que no podíamos pagarlo.

«Quiero ir a la universidad. Pero como una inmigrante indocumentada que ni siquiera tiene DACA, muchas de las becas que hay para estudiantes indocumentados ni siquiera me aplican. Me siento muy limitada en todo lo que quiero hacer. Y yo Siento que este proyecto de ley podría ayudar con eso, y también con el miedo que tengo todos los días. Cada vez que salgo de mi casa, siento que estaré en el lugar equivocado en el momento equivocado. Sería un alivio para mí, simplemente salir y ser tratada con la dignidad que merezco como ser humano, así es básicamente como mi vida cambiará si esto pasa.

«Además de ser inmigrante, soy una mujer negra en este país. Le tengo miedo a la policía y trato de evitarlos. Nunca he estado en situaciones en las que haya mucha gente en el mismo lugar, porque siento que si pasa algo, las cosas se pueden salir de control. Tampoco viajo largas distancias. Tengo familia en Miami y nunca he ido a verlos. Porque incluso si doy un largo viaje en el auto, me siento como que en algún momento me pueden detener y la policía puede dar mi información a ICE. En la escuela, cada vez que hay una excursión o algo así y siento que será en un lugar cerca de edificios federales, trato de no ir. Así de asustada estoy».

Vivió los últimos tres años en una iglesia. Ahora reza por el plan de Biden

José Chicas reza con su familia al salir del santuario. Durante más de tres años vivió en los terrenos de la Iglesia Bautista Misionera de Saint Johns en Durham, Carolina del Norte.

José Chicas, 55 • Pastor / dueño de negocio • Vive en: Carolina del Norte • País de origen: El Salvador

«Hay una gran esperanza de que él [Biden] nos ayudará, a millones de familias. Pero aún tenemos que esperar y ver qué sucederá».

“He vivido en este país durante 35 años. No tener esta protección nos ha afectado en todos los aspectos de nuestras vidas.

«Esto haría una gran diferencia. Con la residencia permanente puedes salir del país e ir a cualquier otro país y regresar. Y con la ciudadanía, es aún mejor, porque puedes tener voz y voto en esta nación.

«Si tuviera eso, ayudaría a las personas que necesitan ayuda. Me gustaría votar para poder apoyar a las personas que lo necesitan».

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *