in

La pinza de los respiros

la-pinza-de-los-respiros

Es un viejo axioma: No se pelea en dos frentes a la vez.

Por e so a x ioma , no compar to la sorpres a de algunos al confirmar nombramientos , per – manencias, y especiales afectos de parte del gobierno hacia la versión verdefernández del PLD, el Par t ido Fuerza del Pueblo (PFP).

Lo más reciente y notorio, -y el diario El Caribe así lo resaltó- ocurrió el pasado domingo 21, cuando e l pr e s i – dente Abinader dejó el escenario político completo al acto de clausura del Congreso del PFP, mientras que en el anterior domingo 14, cuando el PLD moradomedina hacía lo mismo con su Congreso, el pres idente no f renó si no que, al contrar io, aceleró su t rabajo y ocupó el escenario político de aquel fin de semana.

Pero hay más: ese domingo 21 el mandatario no viajó a Baní (cosa que uno hubiera entendido por el esplendor mágico de esa urbe) , sino a la provincia de San Juan, exactamente a Arroyo Cano, desde donde tiró a matar a su adversario, lo que, por lo mismo, por ser su adversario, tiene toda la lógica del mundo.

El buen trato del gobierno hacia el PFP ha llegado al extremo de que los legisladores gubernamentales, faltando a las leyes que ellos mismo aprueban, se han atrevido a proponer a un alto dirigente del PFP, Henry Merán, en la terna para elegir al Defensor del pueblo.

Y todo, fruto de una alianza que he bautizado como La Pinza de los Respiros: El PFP da un respiro al gobierno en su rol opositor, y el gobierno, entre otras cosas, le da un respiro momentáneo en el tema de los expedientes judiciales en contra de sus pulpos pintados de verde.

Y es que, éticamente, el PLD tiene ahora dos colores, como tiene luces y sombras, con honorables caballeros e impresentables corruptos a los que la auditoria visual condena, pero es uno solo Dividido, sí, pero uno solo.

Esta “Pinza de los Respiros” es útil y conveniente para las partes, sólo que, por recibir sus beneficios, el PFP no debió llegar al extremo de apuñalar la Constitución y las leyes que tanto dice defender; y proponer a su altísimo dirigente como Defensor del Pueblo es la más irrefutable evidencia.

Mientras tanto, el joven doctor Pablo Ulloa, con una insuperable experiencia, un doctorado en el tema y sin militancia política, junto a una inmensa minoría de indignados en receso… observa.

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *