in

“Los macarras de la moral”

“los-macarras-de-la-moral”

Respeto a los seguidores de las diversas religiones. Rechazo a va­rios de sus líderes manipu­ladores de ignorantes y te­merosos.

Aprecio críticamente a los actores políticos, pero desprecio su irresponsabili­dad y cobardía para asumir posturas congruentes con los tiempos y la marcha del mundo.

Los religiosos defienden sus creencias, muchos polí­ticos se postran a posiciones por calculadas conveniencias.

Los más ridículo es un po­lítico “del mundo”, presu­miendo de beato en la pasa­rela mediática.

La mayoría no cree en lo que pregona y en privado expresa temores ante la po­sibilidad de ser víctima de la ira de las iglesias.

Recuerdo procesos elec­torales que en misas de do­mingo fueron lanzados a la hoguera los nombres de nu­merosas candidatas a dipu­tadas que defendían las tres causales para la interrup­ción del embarazo y todas resultaron triunfadoras, al­gunas como Minou Tavárez, Karen Ricardo y Faride Ra­ful con altas votaciones. En 2016, Ricardo logró mayor puntuación en Santo Do­mingo Este y Raful a nivel nacional. Aplastó ahora a dos santurrones, como aspi­rante a la senaduría del Dis­trito Nacional.

Los liberales tienen el trauma del golpe de Estado a Juan Bosch en l963, olvi­dando que hubo una con­junción de actores y factores en aquel fatídico hecho.

Láutico García, Bonillita y la iglesia católica confluían con militares que perdieron privilegios; el interés de Es­tados Unidos de controlar el proceso, alegando temor a otra Cuba y la oligarquía alarmada por la reforma constitucional y las nuevas regulaciones sobre tenencia de tierra, libertad sindical, tope al precio del azúcar, en­tre otras medidas.

Las marchas azules de “reafirmación cristiana” eran insuficientes y un con­texto en que apenas comen­zaba a abrir sus puertas al mundo, la antigua finca del dictador.

Casi 60 años, y los que han planteado “E-gover­ment”, “República Digital” y ahora “Cuarta Revolución Industrial 4.0” siguen ancla­dos en el temor de los ser­mones.

En aquella Constitución, ni en la del 2010 de los alumnos hay espacio para teocracia, pero el miedo y el oportunismo y la negación de derechos contenidas en ambas cartas, prevalecen.

Si las iglesias definieran cursos políticos, los presiden­tes fueran escogidos en re­uniones conjuntas de la Con­ferencia del Episcopado y los evangélicos que reúnen de­cenas de miles personas cada primero de enero en el esta­dio olímpico.

A los representantes de las iglesias hay que escu­charlos y respetarlos, pero las decisiones de Estado se asumen en función del bien común, al margen de visio­nes religiosas.

El Partido Revoluciona­rio Moderno lo consignó en su plan de gobierno, y la organización y su enton­ces candidato presidencial lo tomaron como bandera y ganaron el corazón y los vo­tos de las mujeres y de sec­tores sensibilizados con el reclamo.

Muchos votos razona­dos advertían la conve­niencia de un equipo que asumiera lo que el PLD ne­gó con diversas escaramu­zas entre partido, gobier­no y congreso.

Algunos asesores prefi­rieron copiar la fórmula y recomendarla a un manda­tario que en diciembre re­afirmaba el compromiso de su gobierno y el partido con las tres causales en una en­trevista al periódico español El País.

Luis Abinader se libra de los cañonazos del Sermón de las 7 Palabras, pero tie­ne un campamento verde frente a la casa de gobier­no.

Después de todo, no es­tá tan mal el cuadro pa­ra el gobierno, porque re­legamos alzas de precios, inicio decisiones pacto eléctrico, pacto fiscal, im­pago de prestaciones y gravedad de la situación económica, pese al opti­mismo abinaderista.

Me quedo con Serrat y “Los macarras de la mo­ral”: anunciando el apoca­lipsis van de salvadores/y si les deja te pierden infalible­mente/manipulan nuestros sueños y nuestros temores/ sabedores de que el miedo nunca es inocente.

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *