in

Primera dama y obispo, tienen razón, el aborto a referéndum

primera-dama-y-obispo,-tienen-razon,-el-aborto-a-referendum

En un Estado so­cial y democrático de derecho nadie puede secuestrar el monopolio de los temas susceptible de gene­rar ruptura, ni la iglesia – pues a pesar de nuestra matriz cris­tiana, somos un Estado laico -, ni los liberales extremos, al­gunos de los cuales rayan en la anarquía y, actualmente, tam­poco el Congreso Nacional, puesto que para temas como este se creó el referendo.

Las causales para el abor­to como mecanismo de excep­ción han dividido a la sociedad dominicana; el aborto como tal, es un crimen contra la vi­da igual que lo es su prohibi­ción absoluta; no es una cues­tión religiosa, es una cuestión legal que debe reglamentar una situación de la sociedad y, por ello, esta debe ser oída, empero ya no desde los medios de comunicación a través de los cuales cada grupo planteó su criterio, sino mediante una consulta.

Abrir las puertas al aborto sin controles sería un desatino, cristiano y legal, pero enterrar la cabeza y pensar que con ello la tormenta pasará, también: Ninguna ley va a eliminarlo, lo único que haría es aumentar el riesgo de las mujeres humildes porque las acomodadas se van a otro país en donde sea legal como durante años hicieron las españolas.

Es cierto que la mujer debe tener autoridad sobre su cuer­po, empero el feto es otro cuer­po y cabe a la ciencia estable­cer cuando es viable y cuando no, no a la religión: Tengo una amiga entrañable, casada con tres hijos, que por una placen­ta creta – no es condición pa­ra abortar – que pasó meses al borde de la muerte por una complicación de su condición porque su médico se negó a prac­ticarle un aborto en ocasión de su cuarta hija.

¿Cómo puede ser madre una niña pobre violada por algún pa­riente? ¿Qué Estado puede con­denarla al infierno que le sobre­viene, a ella y a la criatura, si no muere antes de nacer por falta de medicamentos, atenciones mé­dicas y comida? Es obvio que el Estado es incapaz y las iglesias, aunque quisieran, no pueden.

No obstante esos casos extre­mos no deben alejarnos de la mayoría, sólo justifican la ne­cesidad de una regla lógica que conjugue nuestro pensamiento cristiano de la vida con la nor­mativa que el país necesita, por­que igual ha sido un crimen no aprobar el Código Penal, por es­ta discusión eterna.

El Obispo Castro Marte de Hi­guey y la Primera Dama, Raquel Arbaje, tienen razón, en este te­ma conviene convocar a la socie­dad para que ella decida median­te un referéndum cuya ley, si bien no ha sido promulgada, la Ley de Convocatoria puede autorizar a la Junta Central Electoral a los fi­nes de que reglamente su ejerci­cio: Eso no es, ni muy rápido, ni tan lento, pues en 60 días puede convocarse.

Hizo bien el Presidente Abina­der negándose a intervenir, inde­pendientemente de la postura de su partido en ocasión la campaña electoral: En un tema que divide, es mejor preservar al árbitro.

De igual manera hace bien la iglesia cristiana – católica y pro­testante –, que alejándose de su papel tradicionalmente arbitral, defiende sus postulados doctri­nales contrarios al aborto, que no es lo mismo que su postura de control de la natalidad como pro­blema social y económico distin­to que, ocasionalmente para al­gunos puede lucir desfasado.

Igualmente ejercen un dere­cho constitucional las mujeres y grupos afines que, no defienden el aborto, puesto que no he leído de nadie que lo defienda como tal, sino ciertas causales que lo justifiquen y que deben ser taxa­tivas para que no se constituyan en ventanas al atentado en con­tra de la vida.

Quizás debemos leer a Aris­tóteles en Ética a Nicómaco, en donde establece el juicioso con­cepto del justo medio, conforme al cual, visto que la teología y la moral, no son ciencias exactas, la verdad no está en ninguno de los extremos, sino en el centro o cerca de él, pero en nuestro caso, no es el Congreso Nacional quien debe decidirlo, es mejor consul­tar al pueblo y, si no me equivoco, esa ha sido una salida sabia del Obispo, aunque es muy probable que las causales ganen.

¿Que opinas?

Written by Bienvenido Feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *